Al llegar a la mitad de nuestro Año del Bautismo y de san Juan Bautista en la Diócesis de Tyler, quiero reflexionar contigo sobre las promesas bautismales que forman parte de los rituales del Bautismo y de la Confirmación. Celebrar el sacramento de la Confirmación casi a diario durante el Tiempo Pascual y a lo largo del verano mantiene frescas en mi mente las promesas bautismales. Estas promesas las hacen los padres y padrinos de un niño que va a ser bautizado, y reflejan el credo que rezamos en la Misa del domingo.  

Las promesas bautismales nos recuerdan que el Bautismo es una forma de vida que debe influir en todos los aspectos de nuestro camino por la vida. Tenemos tendencia a considerar el Bautismo simplemente como una ceremonia única. Es importante subrayar que el Bautismo es mucho más que un momento hermoso, y las promesas bautismales pueden ayudarnos con este enfoque más profundo. Todos hemos visto estadísticas sobre cuántos católicos no creen que la Eucaristía sea el cuerpo y la sangre de Cristo. Esto es ciertamente preocupante, como debe ser, pero también debemos ser conscientes de cuántos católicos bautizados nunca se toman en serio las promesas bautismales. Si se hiciera una encuesta de este tipo, es probable que los resultados también fueran sorprendentes.  

Las promesas comienzan con una pregunta que puede resultar sorprendente al principio. Reflexionando un poco más, creo que estarás de acuerdo en que llega al corazón mismo de lo que significa ser bautizado. La primera pregunta se refiere a la renuncia a Satanás y a sus promesas vacías. Realmente sienta las bases para las cuatro preguntas siguientes y en el mundo actual es una pregunta que debemos tomarnos muy en serio. Al abordar esta cuestión cuando celebro confirmaciones, hago hincapié en que Jesucristo ha vencido a Satanás. Este énfasis es importante. Debemos ser conscientes del mal, pero siempre con la debida comprensión de que el mal ha sido vencido por Cristo. La imagen de la Virgen María aplastando la cabeza de Satanás también nos recuerda que él sólo tiene poder en nuestra vida si se lo damos. Las fuerzas del mal son bastante reales y activas en nuestro mundo, pero siempre recordamos que en Cristo somos liberados del mal, del pecado y de la muerte.  

A continuación, las preguntas pasan a Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Cada una de las tres personas de la Santísima Trinidad se aborda en una pregunta separada y las preguntas ofrecen algunos atributos de lo que significa creer en nuestro Dios Trino. Recomiendo reflexionar sobre estas preguntas porque pueden ser útiles para llegar a conocer más íntimamente a las tres personas de la Santísima Trinidad. La belleza de Dios, como comunidad de personas, es un don profundo que nos nutre a todos en nuestro camino de fe. 

La última pregunta se refiere a si creemos en la santa Iglesia católica y en la comunión de los santos. Veo una gran sabiduría en esta última pregunta, y en ella se insiste en que el Bautismo no es un momento aislado, sino el comienzo de un camino en el cuerpo místico de Cristo, que es la Iglesia. En última instancia, toda renovación de las promesas bautismales nos reta a preguntarnos si hemos entrado en relación con nuestros hermanos y hermanas bautizados.  

Estas preguntas pueden recordarnos que todos los retos a los que nos enfrentamos en la vida se remontan a lo bien que vivimos nuestras promesas bautismales. Todos podemos reconocer humildemente que nos queda mucho trabajo por hacer, pero rezo para que la renovación de nuestras promesas bautismales pueda despertar y profundizar en nuestros corazones el deseo de conocer, amar y servir a Dios, y de crecer en esta búsqueda amando más plenamente a nuestro prójimo.