Fortaleciendo nuestros jóvenes y familias

 

“Inicia al niño en el camino que debe seguir, y ni siquiera en su vejez se apartará de él.” Proverbios 22:6

El mundo de hoy busca respuestas. Hoy, más de nunca, nuestras familias y jovenes necesitan a Cristo. La Promesa al Obispo provee programas de evangelización para los jovenes, ministerios para estudiantes de universidad, y oportunidades para la formación en la fe en las parroquias. También, apoya ministerios como las Caridades Católicas que cuida a familias con necesidades. Su apoyo a la Promesa del Obispo es una inversión duradera en el futuro de la Iglesia.

Formando los próximos treinta años de nuestros sacerdotes

Jesús les dijo de nuevo: “¡La paz esté con ustedes! Como el Padre me envió a mí, yo también los envío a ustedes.” John 20:21

Nuestra diócesis ha sido fortalecida durante los treinta años por sacerdotes misioneros. En el futuro, necesitamos continuar con este legado, formando un sacerdocio de hombres que conoce nuestras comunidades y entiende nuestras valores. Nuestros seminaristas, como Juan Pedro Gonzalez y Mario Torres, son muchachos llenos de energía y entusiasmo para servir a nuestra diócesis para los próximos treinta años. Su donación ayuda a financiar su educación y formación.

Cuidando a nuestros miembros mayores

“Ponte en pie ante un anciano y honra a las personas mayores; esto es temer a tu Dios: Yo soy el Señor.” Levítico 19:32

Durante los próximo diez años, veinte de nuestros sacerdotes con más experiencia se retirarán. Hemos sido bendecidos por su liderazgo en nuestras parroquias y comunidades, y ahora es tiempo que cuidarlos. Como una familia cuida a sus miembros ancianos, así nuestra familia diocesana cuida a sus miembros mayores. Su apoyo a La Promesa al Obispo ofrece a estos sacerdotes retirados el apoyo que se necesitan.

Mira el Video
Dar Ahora
Loading...

30: Adelante Con Dios

Este año, la Diócesis de Tyler cumple treinta años. Comenzamos con solo 18 sacerdotes en 26 localidades. Desde 1987, nuestra diócesis ha crecido y se ha expandido a 88 sacerdotes y 68 localidades. Hemos construido una fundación sólida, una casa de fe para la Iglesia en el Este de Texas.

Y, ahora, adelante con Dios. Nuestro grupo de seminaristas está creciendo. Nuestras parroquias están aumentando y son más estables financieramente. Ahora, podemos enfocar nos más que nunca en construir el pueblo de Dios mediante el ministerio de los jóvenes y la formación en la fe.

Como su Obispo, les pido que me acompañen a preparar a la diócesis para otros treinta años de servicio fructífero. Nuestros jóvenes, nuestras familias, nuestros sacerdotes, y nuestras parroquias todos necesitan su apoyo continuo. Gracias por sus oraciones y generosidad.

+ Obispo Joseph Strickland